Desde el momento en que fundamos Zawadzki & Co. nos ha motivado pensar en el impacto positivo que podemos tener en las empresas de nuestro país y de la región, al apoyarlas en el paso por las transformaciones necesarias para mantenerse vigentes en esta época conocida como la cuarta revolución industrial. Hoy las empresas han tenido que cambiar su forma de hacer las cosas por todos los diferentes desarrollos en robótica, inteligencia artificial, nanotecnología, computación cuántica, biotecnología, internet de las cosas, impresión 3D y vehículos autónomos. Como este es el tema que nos apasiona, estuvimos la última semana de noviembre en el SingularityU Colombia Summit 2018, un evento en el que fueron expuestos los horizontes y nuevas posibilidades de la ciencia en los campos mencionados para inspirar a los asistentes e invitarlos a participar, nada menos, que en la construcción del futuro de la humanidad.

Durante la cumbre se trataron temas fascinantes: oímos hablar de cómo podemos acelerar el desarrollo del país implementando diferentes tecnologías en ámbitos tan distintos como la infraestructura o el turismo médico y científicos y empresarios nos pusieron al tanto de los últimos avances en impresión 3D, energía disruptiva, neurociencia, nanotecnología, edición de genes, biotecnología y agricultura digital (les recomiendo visitar la agenda de la cumbre para ver todos los ponentes y temas).

cof

Pero entre todos estos temas hubo uno que nos cautivó: se trata de la discusión acerca de las habilidades “blandas” de todas las empresas inmersas en esta revolución. Aproximadamente la mitad de las charlas del Summit se concentraron en la importancia de las habilidades humanas necesarias para que las empresas se adapten a este nuevo entorno competitivo, pues los ponentes entienden que solo éstas podrán propulsar cada compañía hacia la siguiente fase de su desarrollo, lo cual confirma de alguna manera nuestra idea de que lo importante para competir en este nuevo entorno no es adoptar herramientas tecnológicas, sino tener a la gente idónea y cultivar una cultura de agilidad y apertura al cambio y a la diversidad.

El exponente de este aspecto de la revolución tecnológica que mejor impresión nos causó fue Marcel Villegas, socio de Deloitte Chile y líder de Talento en esa oficina. Nos impresionó, no porque sea el que más nos haya enseñado sobre tecnología o el que más nos haya sorprendido con su conocimiento (todos los hicieron), sino porque en su charla habló del mundo que le quiere dejar a sus hijos y compartió con los asistentes sus reflexiones sobre la fuerza laboral de la que ellos van a hacer parte. Según él, las empresas de hoy deben preocuparse menos por la tecnología y más por tener el talento necesario para entender el mundo que se está construyendo. Deben empezar a cambiar (no nos cansamos de insistir en este punto) para poder atraer, desarrollar y cultivar ese talento al que tienen acceso desde un liderazgo positivo que esté abierto a la diversidad, porque es con este tipo de liderazgo y con ese personal diverso que las empresas podrán competir en el nuevo entorno que se está formando y prepararse para los otros cambios que vendrán en un futuro.

Con empleados más comprometidos, ágiles y flexibles que sientan que tanto su propósito como su visión de la vida están alieneados con los de la empresa en la que trabajan, será más fácil hacer frente a un mundo empresarial que presenta un reto nunca antes visto a la cultura organizacional descrito así, con mucha frecuencia, por los representantes/embajadores de Singularity University: “el 65% de los puestos que ocuparán los niños que hoy están en el colegio son puestos que hoy no existen y estos niños van a resolver problemas que hoy no tenemos con tecnologías que no hemos inventado.” Escuche aquí a Marcel Villegas hablar de este y otros temas en Conversaciones Dinero.

Para concluir, queremos contarles que 2018, nuestro primer año como Zawadzki & Co., ha sido un año de inmensos aprendizajes y de muchos cambios que no han hecho más que reforzar nuestra convicción de que lo que necesitan las empresas para sobrevivir y sobresalir en el futuro cercano es concentrarse en el desarrollo de la gente que las conforma.

¡Felices fiestas!

Att: El equipo de Zawadzki & Co.